Alguien tenía que decirlo

En ambos casos el procedimiento ha sido el mismo: sustituir palabras del castellano por palabras de otras lenguas, sólo a que unos cambios ya nos tienen acostumbrados y a los otros todavía no. Y yo les pregunto ¿cómo llamarían Vds. a quien así hablase, diciendo Queen en lugar de reina o London en lugar de Londres? ¿Cómo llamarían a esos que les importa un bledo la conjugación, la sintaxis y la morfología de la lengua castellana?

No sé cómo les llamarían ustedes. Sólo sé cómo les llamo yo pero, eso sí, en la intimidad. Porque en el blog no me gusta dejar palabras malsonantes.

Sí, ya sé. Hay quien me dirá que hablar así  es “políticamente correcto” y queda mejor para tener contento a alguien. Alguien a quienes yo alabo el gusto y que, precisamente, lo que hace es defender su idioma con uñas y dientes. Igual que hago yo con el mío. Hay que poner los puntos sobre las íes. A quienes critico no es a esos “alguien” sino a los otros que intentan contentarlos a ellos adulterando el castellano.

Porque la lengua, el idioma, es nuestro, de todos. Si es de todos, también es mío. Y cuando alguien lo corrompe, está degenerando una cosa mía. Yo, como no tengo que contentar políticamente a nadie, soy totalmente libre para denunciarlo. Creo que del mismo modo que en los parques públicos hay unos cartelitos que dicen: “este jardín también es tuyo, cuídalo”, deberían emitirse periódicamente unos mensajes de esos a los que nos tienen tan acostumbrados para ir adoctrinándonos que dijesen “el idioma también es tuyo, no lo adulteres”. Pero, claro, no se iban a tirar piedras a su “terrao”.

Antes he dicho que había gente a la que importaba un bledo la corrección en la utilización de nuestro idioma. Volvamos a la frase. Doy por hecho que ya saben que importar un bledo es lo mismo que importar absolutamente nada y ser totalmente indiferente a algo. Pero ¿conocen el origen de ese término? La explicación está en que el bledo, según dice el diccionario, es una planta anual salsolácea, de tallos rastreros, hojas triangulares y flores rojizas, que crece en las cercanías de las fuentes. Sus semillas se han utilizado a veces como alimento de aves de corral y también, en momentos de máxima necesidad y hambruna, esta planta ha sido alimento de personas en grado extremo de pobreza. Pero el sabor desagradable que tiene hizo que esta planta fuese siempre objeto de menosprecio por parte del pueblo.

Y otra expresión que he utilizado ha sido la de “poner los puntos sobre las íes”. Esta curiosa expresión que tiene el significado aproximado de “poner las cosas en su sitio”, tiene su origen en el siglo XVI, cuando se extendieron los caracteres góticos en la escritura y era muy fácil confundir dos íes juntas con una “u”, por ejemplo. Entonces, para diferenciarlas y evitar los errores, los copistas y escribanos empezaron a poner un puntito sobre cada “i”, de modo que se identificara fácilmente. Hubo quien pensó entonces que poner los puntos sobre las “íes” era una costumbre innecesaria y propia de personas excesivamente meticulosas o maniáticas del esmero. El éxito de poner los puntos sobre las íes fue total y la costumbre perdura todavía en nuestros días.

Ahora que estoy acabando este desahogo mental mío, me doy cuenta de que he empleado otra palabra que hacía mucha gracia a un amigo que era director de una emisora de radio: meticuloso. Él era y es muy culto y sabía que no significa nada de lo que podría parecer haciendo juegos de palabras, pero le gusta mucho la broma y siempre hacía chistes cuando yo la pronunciaba. Hablo en pasado porque hace mucho tiempo que no lo veo. Bueno, pues meticuloso no va de meter nada en ningún sitio.

Se refiere a alguien que actúa con mucho cuidado y escrupulosidad, con mucha meticulosidad, valga la redundancia. Parece ser que su origen está en el latín “meticulosus” (medroso, tímido, miedoso) y este, a su vez, de “metus” (miedo, temor). O sea que hablamos de alguien que actúa con mucha pulcritud, diligencia y exactitud por miedo a cometer errores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .