¿Por qué Cartagena se llama Cartagena?

Toponimia curiosa

Volviendo al principio, los nombres propios pueden resultar curiosos, interesantes, pero nunca causales. Nunca es “porque sí”. Veamos algunos casos.

  • Hay muchos pueblos, grupos de individuos o lugares que significan -en sus respectivas lenguas- “la gente”. Ellos se consideran a sí mismos, la gente. Por ejemplo Canadá significa eso precisamente: “la gente”.
  • La localidad de Palo Alto en California debe su nombre a una secuoya gigantesca que era lo primero que divisaban los españoles cuando volvían de Filipinas por la ruta del famoso Galeón de Manila. Y era lo primero que veían porque la tierra es redonda, mal que les pese a los terraplanistas.
  • La península del Yucatán se llama así debido a un malentendido muy gracioso. Cuando los conquistadores españoles llegaron le preguntaron a un indígena cómo se llamaba aquello. Lo que -seguramente- le respondió el inca en su lengua fue “Ma’anaatik ka t’ann” que viene a significar “No te entiendo”. Pero aquello, que sonaba algo así como “Yucatán”, fue lo que entendieron como nombre del lugar.
  • Paraguay significa “gente nacida a lo largo del río”
  • Uruguay equivale “río de pájaros”, etc.

Y ahora vamos con Cartagena.


Muchos fonemas en diferentes idiomas significan precisamente ciudad. MAST era uno de ellos entre los pueblos iberos que habitaban las península. Si recordamos lo que simboliza el escudo de Cartagena: una ciudad, una fortaleza sobre unas rocas, una península. De ahí que ese MAST, pasase a ser MASTIA, la ciudad, por antonomasia. Y que los pobladores de ella y de sus alrededores fuesen llamados mastienos.

Hay otro nombre que se refiere a Cartagena y que (dicen) aparece hasta en la Biblia. Esto está un poco traído por los pelos pero yo lo pongo porque no cuesta dinero y a la vista de las salvajadas que hacen con la historia los nacionalistas, esto es una cagadita de rata en el arroz, además de que no afirmo que sea verdad, es solo un purparler. En la Biblia aparece una tal Tarsis. Y a Cartagena dicen que también la llamaban MASTIA TARSEION.

La justificación de esto está en que TARTE es una raíz que significa “recinto acotado o amurallado” y el término semítico RSSS es equivalente a “fundir”. Pues listo, como aquella ciudad nuestra era rica en metales, especialmente plata, pasó a ser Mastia Tarseion, la Ciudadela de la Fundición, y de ahí a ser la Tarsis bíblica hay un paso.


Según parece, los mastienos eran muy antiguos y cuando comenzaron a pulular por allí una tribu ibera más moderna, los contestanos, absorbieron a los mastienos, la ciudad pasó a llamarse CONTESTANIA. Pero aquello duró menos que un abrazo de suegro.


Por aquí pasaron, pero lo que se dice pasar literalmente, haciendo negocio y tal con fenicios y tartesos, pero sin quedarse, los griegos. Recuerden que aquella Mastia o Contestania era una ciudad fuerte sobre una península. Eso, en la lengua de aquellos griegos masaliotas -o sea, procedentes de la colonia griega de Massalia (Marsella)- era QUERROSENIZO, eso significaba literalmente: fortaleza sobre una península. Y así llamaron a nuestra ciudad. Exactamente igual que a Peñíscola y por la misma razón. O sea que había dos ciudades llamadas del mismo modo.

Tampoco es que durase mucho aquella idea griega y QUERROSENIZO -o Cherrosenizo según otros- pasó de designar a la ciudad entera a una sola de las cinco colinas, la que era realmente una ciudadela fortificada: lo que hoy es el Castillo de la Concepción y que, sentimentalmente, todavía conserva ese nombre griego.

Querronesizo, Esculapio, Eshmún, Castillo de la Concepción (o Castillo de los Patos), que todo es lo mismo.

Llegaron después otros tipos pero, estos sí, con intenciones de quedarse, los cartagineses, que son los que, más o menos, terminaron por dar un nombre casi definitivo a la ciudad, aunque había de pasar por varias metamorfosis.

Los púnicos, al igual que los iberos, tenían una raíz vocal que significaba ciudad: QART. Y también los árabes respetaron más tarde esta voz ligeramente variada como QARTA para referirse a una ciudad, pero lo veremos después, impacientes.

Los cartagineses vieron las posibilidades que tenía aquel emplazamiento y decidieron hacerlo una de sus bases principales (si no la que más) para su expansión por Ispanna (que es como llamaron los fenicios a España, que existía, vaya si existía, o Iberia, que es el nombre que le dieron los griegos. Lo de Hispania fue un poco más tarde, cosa de los romanos).

Sigamos con los cartagineses. Pasaron de otros nombres previos, y el jefe de la cosa, Asdrúbal Barca, llamado también Asdrúbal el Bello, la refundó en el año 227 antes de Cristo y a aquella nueva ciudad la llamó QART HADASTH, o sea, Ciudad Nueva. Podría ser bello pero, imaginativo, lo justo.

Asdrúbal el ¿bello?

Los griegos, que seguían pasando para arriba y para abajo con sus bisnes, tradujeron aquello a su lengua y la llamaban o bien KAINÉ POLIS, o KARJEDON NEA. Negocios, muchos, pero cero complicaciones.


Lo de los cartagineses estuvo bien y fue intenso, pero duró poquito. En el 209 a.C. (Significa antes de Cristo. Lo aclaro porque como a los progres le da sarpullido nombrar a Cristo, ahora empiezan a llamarla “era Común”). Bueno, 209 antes de Cristo llegó Escipión el Africano y aquello dejó de ser cartaginés y pasó a ser romano.

Aunque Carthago fue la bestia negra de los romanos y enemigo a muerte, estos no perdieron el tiempo en borrar nombres ni hacer leyes de memoria histérica de esas ni nada. La llamaron CARTHAGO NOVA, la nueva Carthago. Toma ya. La llamaron eso y más cosas, pero siempre respetando el Carthago. Dado que era una fuente de materias primas valiosas como el esparto, la plata o el escombro, la llamaron CARTHAGO SPARTARIA (especialmente los romanos bizantinos), CARTHAGO ARGENTARIA y CARTHAGO SKOMBRARIA, según lo que estaban esquilmando para llevarse a su tierra. Y todavía no nos han pedido perdón, los tíos.

(Aclaración: el escombro no se refiere a lo que abunda ahora en el casco antiguo de Cartagena; es como se llama también a la caballa, que abundaba en estas aguas y dio nombre a nuestra querida isla de Escombreras. Con la caballa y otros pescados se hacía el famoso garum, en el que éramos primera potencia mundial, por mucho que le pese a Cádiz)


Se fueron los romanos porque llegaron los bárbaros -la cosa es un poco más compleja, pero hay que aligerar o nos darán las uvas, además, los romanos van a volver enseguida, ya verán.

Alrededor del año 500 d.C. (no era Común, no; después de Cristo) estaban por aquí los visigodos. El Imperio Romano se había dividido en dos y el de Occidente había caído. Sólo quedaba en pie el Imperio Romano de Oriente, o sea el de Bizancio o los bizantinos. Aunque ellos nunca se llamaron a sí mismos de este modo. Siempre se llamaron romanos.

El caso es que lo visigodos, después de haber echado a los vándalos, por ser eso, unos vándalos, y mandarlos a África, se habían quedado afincados por aquí. Pero, o no todo el mundo estaba contento con ellos y echaban de menos a los romanos, o es que los romanos (de Bizancio) echaban de menos su imperio de Occidente y habían decidido recuperarlos. El caso es que desembarcaron en la península. ¿Adivinan por dónde? Exacto: Por Carthago Nova.

La Spania de Bizancio.

Aquella provincia se llamó Spania -aunque, recuerden, España no existe o la inventó Franco- y Charthago Nova fue su capital. (¡Cartagena capital de España!) Utilizaron el nombre de CARTHAGO SPARTARIA del que hemos hablado antes y también el de CARTHAGINEM. Cosas de la lengua, esa “m” final del acusativo no se pronunciaba y además el acento estaba en la segunda a. Sonaba así como “Cartágena”. Ya nos vamos acercando al nombre actual, aunque todavía falta un poquito.

Aquella Spania bizantina no duró demasiado. Aunque en el 565 estaba en todo su esplendor, Los visigodos fueron recuperando terreno y terminaron por echar definitivamente a los romanos (bizantinos) en el 624.

A los cartageneros no les fue muy bien aquello. Al rey godo Suintila le sentó muy mal la chulería de que Carthaginem hubiese sido la capital de Spania y pasó el rodillo. Parecía como si hubiesen pasado los hinchas británicos después de ganar la Champions League. Dejó alguna piedra sobre piedra, pero pocas, muy pocas piedras.


Llegaron los musulmanes después de derrotar a Don Rodrigo con la ayuda de algunos traidores (costumbre de la casa) y cuando llegaron por estos lares se encontraron poco más que un solar.

Cartagena fue poca cosa durante la dominación árabe, algo más que un poblacho. La llamaron ALCHERONE y al puerto, que había quedado separado de la ciudad, lo llamaron DOBEA. Después, con el tiempo cuando supieron lo que había sido en el pasado, y tomaron conciencia de que era la heredera de la Carthago de África, la llamaron QARTAYANNAT.

Ya les decíamos antes que la raíz QARTA era ciudad. Pero ¿y YANNAT? Hay teorías (poéticas) que dicen que viene de GENNA (paraíso), y que hablaría de una ciudad que era como el paraíso por su belleza, condiciones agradables, etc. Y el caso es que antes acabo de decir que era poco más que un poblado. Sí, pero es que la poesía tiene sus licencias. Además, es que los árabes tenían tres QARTAYANNAT y tuvieron que ponerles apellido para distinguirlas.

Estaba la QARTAYANNAT FRIQUIYA, que era la Carthago de Túnez, la QARTAYANNAT AL YAZIRA, que era la actual Algeciras, y la QARTAYANNAT AL HALFA (que significa la Espartaria, como decían los romanos), esa era la de la Cora de Tudmir, o sea la Cartagena actual.

A mí me llaman Jotaefe porque José Francisco le resultaba a mucha gente demasiado largo. Quizás por la misma causa Qartayannat Al Halfa fue dejando paso a Qartayanna o Cartayanna.

Ánimo que ya llega la Reconquista y encontraremos nuestro nombre definitivo. Más o menos.


Cuando llegaron las fuerzas cristianas a la que entonces era Cartayanna, fue el rey Alfonso X el Sabio el que la llamó Cartageña o Cartagenia, ya que el sonido era el mismo. Poco a poco, con la ciudad ya perteneciendo al reino de Castilla (fuimos algún tiempo “El portillo de Castilla”, o sea el puerto por el que asomaba Castilla al Mediterráneo) y el nombre empieza a aparecer como Carthagena, con una “h” de quita y pon, que todavía usamos (o no) cuando hablamos de fútbol y vamos al estadio Carthago Nova.

El caso es que la h del nombre oficial se perdió un buen día y desde entonces hasta hoy somos Cartagena. Pero no se vayan, porque todavía hay más.


Cuando comenzó la conquista de América y el Pacífico por parte de España, o del Imperio Español, como gusten, también empezaron a brotar Cartagenas y Carthagos por el mundo.

Y hubo una hija que se fue haciendo mucho más grande (y todavía lo es) que la madre. Era la Cartagena que hay en Colombia, que fue el principal puerto de envío de mercancías a la metrópoli. Era tan rica que los ingleses la ambicionaban y allí fue donde hicieron el ridículo ante Blas de Lezo, sufriendo la mayor derrota de su historia.

Pero estábamos hablando de que había muchas Cartagenas y aquella se confundía con esta. De modo que la de allá del otro lado del charco, fue bautizada como Cartagena de Poniente, y la de acá, lógicamente, como Cartagena de Levante. Los lugares de salida y puesta del astro rey dieron los nombres.

Después se vio más conveniente llamar a aquella CARTAGENA DE YNDIAS, puesto que era, de facto, la capital de las Indias aquellas que afanosamente buscaba Colón.

Y aquí nos quedamos con CARTAGENA a secas o, cuando hace falta, aclararlo, todavía utilizamos lo de CARTAGENA DE LEVANTE.


Ahora sí hemos acabado. Solamente me queda un agradecimiento que hacer. Una parte importante de lo que hay en esta entrada lo aprendí de D. Juan Soler Cantó, fallecido en 2004, médico, historiador y autor de innumerables libros sobre Cartagena y que, en la Navidad de 1998 tuvo la amabilidad de regalarme y dedicarme su “Historia de Cartagena”.

Publicado por Jotaefe

Poco que contar.

8 comentarios sobre “¿Por qué Cartagena se llama Cartagena?

    1. Gracias, Maestro. Recuerda que en esto de internet, tú, para mí, siempre serás Yoda. De la peli recuerdo “Imposible, nada es. Difícil, muchas cosas son”. De tus explicaciones sobre internet: “Ahí detrás hay gente” 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: