Apeadero de Barrio de Peral

El apeadero de Barrio de Peral

No era una estación; era, como su nombre indica, un apeadero. Un lugar para bajarse del tren antes de llegar a Cartagena o para tomarlo, al poco de haber salido de la ciudad trimilenaria.

Es un lugar al que le tengo especial cariño. Mi calle daba por un extremo a él y allí, en la plaza que había a sus espaldas, he jugado mucho al fútbol.

También allí me fastidié el menisco, pero pelillos a la mar.

Inauguración del apeadero

Sigue leyendo

Anuncios

Dársena de botes, terreno ganado al mar

Ganado al mar.

“Estoy tan acostumbrado a perder que cuando gano me cabreo”, repite a menudo un buen amigo.

Se refiere, sobre todo, al fútbol, a nuestro desafortunado equipo el Efesé, que acumula tantos infortunios o más que el “pupas” Atlético de Madrid, aunque no seamos tan famosos.

La frase la hace extensiva mi amigo a otras pérdidas que atañan a la ciudad en general, porque también pierde, perdemos todos, con bastante frecuencia.

Algunas veces, claro, también ganamos, aunque sea al mar.

Dársena de botes antigua.

Sigue leyendo

Adarve, sabor añejo

Adarve, una calle con sabor añejo

Calle Adarve

Adarve, palabra de origen árabe, significa “protección, defensa, muro de una fortaleza”, y esta calle tomó ese nombre ya que parte de ella la formaba la muralla que protegía a Cartagena.

Una calle pequeña pero cargada de historia

Tiene historia por todas partes rodeándola: , aquí lo puedes comprobar.   

Y aquí también, en este artículo de La Opinión.

Golisme, para echar de comer aparte

Golisme no significa literalmente lo que dice el título, que haya de ponérsele la comida en otro lugar. La titulación del post, haciendo una pirueta, indica que esa palabra tiene un comportamiento un tanto extraño.

Veamos, en el habla de Cartagena hay infinidad de palabras relacionadas con el comer (mucho, poco, rápido, sin orden, etc. etc.).

Parece que nuestros abuelos valoraban mucho ese acto, el de comer. Quizás porque no lo practicaban todo lo que deseaban o necesitaban y por eso aparece tantas veces.

Difíciles de contentar a la hora de comer, eso son los golismes.

Sigue leyendo

Enza, sólo aquí

Enza, una palabra que solamente existe aquí. Y así lo recoge el diccionario de la RAE.

Trampa para incautos

También dice la RAE, en su primera acepción, que es inclinación o afición y, si lo dice ella, ha de ser verdad, aunque después de aceptar “iros” como imperativo de ir, con el argumento de que lo dice mucha gente, lo cierto es que ya para mí ya no es lo que era. La tengo en cuenta, sí, pero sin el respeto que me inspiraba antes.

Enza, en Cartagena

Pero a lo que iba; que dice la Real Academia que es un murcianismo y, seguramente, que enza sea afición o incinación en Murcia debe ser así, pero no lo sé por mí mismo.

Yo soy cartagenero y lo que sí sé en primera persona es que en mi tierra la segunda acepción de doña RAE sí que se da. Es sinónimo de cebo, señuelo, reclamo.

Valona, otra palabra de origen misterioso

En realidad la palabra “valón” o “valona”, no es extraña para nada. En el diccionario de la RAE se encuentra y con muchas acepciones, ya sean los naturales de una parte de Bélgica, ciertos calzones anchos de siglos pasados, cuellos de ropa grandes antiguos,  etc.

Valona

Misteriosa palabra

Lo que ya no está tan claro o, mejor dicho, nada claro, es por qué en el habla de Cartagena se llama así a la copa o parte alta de la palmera.

Pero así es.

El ensillao de Cartagena

Ensillao, así tal cual, no está registrado por la RAE. Bien dicho, o sea, ensillado, sí que lo está; pero ninguno de los significados que tiene se corresponde con el habla de Cartagena.

Porque para la RAE un ensillado puede ser una caballería (o una persona, aunque esta figuradamente) con el lomo hundido. Y también podría ser un hundimiento suave en el lomo de una montaña, que tienen lomo las montañas por si alguien no lo sabía.

Otro término peculiar del habla de Cartagena

Pobre hombre, ahí ensillao

El protagonista de La Ventana Indiscreta podría ser nuestro personaje

Pero en Cartagena, esta palabra designa a alguien que durante largo tiempo, o por siempre, está sentado.

El término ensillao no resulta muy original, pero de lógica y coherencia anda sobrado. Eso no me lo discute nadie.  Creo yo.

Patacha, patacha… ¿y eso qué es?

Patacha, pues eso es, en Cartagena, una barcaza.
Mira que hay sinónimos: jábega, lanchón, falúa, batel, gabarra… …pero nada, a los cartageneros no les satisfizo ninguno de ellos y utilizaron uno propio: patacha. Puede aprender más cosas como esta en el Diccionario Cartagenero Ilustrado.

Encobanarse, sí, mirusté

Sí, mirusté encobanar o encobanarse, no está en el diccionario de la RAE, es un localismo de Cartagena.

Encobanao

Y significa, mirusté, esconderse, ocultarse, escurrir el bulto.

Yes, MC can

Pepe López, en periodo entre alcaldías (2018), es el enemigo a batir por los partidos que tienen sus jefes lejos de Cartagena.

Pepe López, Movimiento Ciudadano de Cartagena

Pero, al igual que Obama transmitió esperanza a muchos norteamericanos con su eslogan “Yes, we can”, en la campaña de 2008, MC (Movimiento Ciudadano de Cartagena) también puede devolvérsela a muchos cartageneros hartos de que nos tomen el pelo desde el otro lado del Puerto de la Cadena.