Mierdas eternas

Somos guarros, así, en general, y desde el cariño. No hace falta encargar un estudio a ninguna universidad buena o mala para saberlo; es algo fácilmente comprobable a ojo de buen cubero, basta con salir a la calle y abrir los ojos. Y no estoy hablando de la higiene particular y casera de cada quien,Sigue leyendo “Mierdas eternas”

Más raro que una acera en Tentegorra

Las aceras en mi pueblo, Tentegorra, no son una especie en vías de extinción. Al contrario, son una especie que, un buen día, por casualidad o por evolución, aparecerán. Porque no son como las meigas esas que haberlas haylas, no. Es que no hay, ni las ha habido. Lo más parecido a una acera esSigue leyendo “Más raro que una acera en Tentegorra”