Apeadero de Barrio de Peral

El apeadero de Barrio de Peral

No era una estación; era, como su nombre indica, un apeadero. Un lugar para bajarse del tren antes de llegar a Cartagena o para tomarlo, al poco de haber salido de la ciudad trimilenaria.

Es un lugar al que le tengo especial cariño. Mi calle daba por un extremo a él y allí, en la plaza que había a sus espaldas, he jugado mucho al fútbol.

También allí me fastidié el menisco, pero pelillos a la mar.

Inauguración del apeadero

Sigue leyendo

Anuncios

¿Barrio de Peral o Los Molinos?

Barrio de Peral o Los Molinos

Siempre ha habido, desde que me reconozco, esa pequeña, pequeñísima discusión en cuanto a cómo llamar al Barrio de Peral, que es su nombre oficial.  Ya que muchas veces se dice, yo también lo hago y soy de allí, Los Molinos.

Alguna explicación ha de haber a eso. Y la hay, claro. Aquí está:

“A principios del siglo XIX en este paraje nació y creció la aldea de “Los Molinos de Ribera”, apellido del molinero, denominada popularmente “Los Molinos”.

El día 21 de Diciembre de 1.889 el Ayuntamiento de Cartagena adjudicó a este núcleo urbano el nombre de “Barrio de Peral” en homenaje a nuestro ilustre paisano Isaac Peral y Caballero, inventor del Submarino.”

Sigue leyendo

Calle de Juan Fernández, marinero y descubridor

La calle de Juan Fernández es una de las más largas y populosas de Cartagena y, además, era una de las que soportaban mayor intensidad de tráfico rodado debido a que era casi la única vía posible para el desplazamiento desde el casco viejo de Cartagena en dirección hacia el Barrio de Peral, La Palma, Las Tejeras, La Puebla y, partir del importante cruce de caminos existente en La Palma, una vía rápida de desplazamiento para trasladarse a Cabo de Palos, La Manga, Pozo Estrecho, Torre Pacheco y otros lugares de toda esa poblada y congestionada zona. Hoy, con la creación de nuevas vías que circundan Cartagena, ese tráfico se ha aliviado.

Juan-Fernández-1992-Franciscanos.jpg

Año 1992 – Zona Franciscanos

La calle de Juan Fernández  quedó proyectada como tal en los planes urbanísticos municipales de principios del siglo XX. En sus orígenes no se le adjudicó nombre alguno que la identificara. Únicamente, en los planos de la llamada Zona de Ensanche se le adjudicó el de “Calle nº 16”. En realidad era la carretera que unía el Paseo de Alfonso XIII con el Barrio de Los Molinos o Barrio de Peral, y dicha carretera discurría por campos desiertos de viviendas y cubiertos por grandes extensiones de juncos, ya que por aquellos años el suelo todavía era en cierto modo pantanoso e insalubre debido a que eran terrenos cubiertos con escombros y otros vertidos que terminaron por cegar lo que fue el mar interior de la vieja Carthago Nova, o mar de Mandarache.

Sigue leyendo