Palaya del Mar Menor

Palaya del Mar Menor.  No, no es una errata. Cierto que son famosas las playas del Mar Menor pero hoy no hemos venido a hablar de playas sino de palayas.

Lenguado común, o solea solea, pero dicho en cartagenero.

Palaya

Sigue leyendo

Anuncios

Haciendo el gato

Los gatos tienen fama de ladrones, astutos, pillos, traidores, pícaros… el adjetivo, más o menos duro depende del grado de simpatía/antipatía que se les tenga.

La expresión hacer o hacerse el gato, por lo que sé, se usa en Andalucía para referirse a los jornaleros que recogen la aceituna y que utilizan algún ardid para pasar a los olivos que están en mejores condiciones, dejando los peores a otros trabajadores menos avispados.

Aquí, en Cartagena, se utiliza para referirse más concretamente al ladronzuelo, al descuidero, que aprovecha la oportunidad para hacerse con lo ajeno, y siempre con sigilio, rapidez y astucia, como un gato.

Haciendo el gato

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Népeta, que no es que no exista, pero…

Népeta. Con los años que tengo y el habla de mi tierra nunca dejó de sorprenderme. Y eso me ocurrió también con népeta.

Si se busca en la RAE  la palabreja esa, népeta, no la va a encontrar, pero no es que no exista , no. Es que es un término que corresponde expresamente a la horticultura. Se le llama también Népeta cataria, Hierba de gato, Menta gatera y Nébeda. Y el nombre científico, en latín, es Nepeta x faassenii.

O sea que existir, existe. Ahora bien ¿por qué en Cartagena una népeta es una nevada, o nevazo?  Doy mi palabra de que no he podido encontrar la explicación.

Una népeta en plena Cartagena, pocas veces se ve eso.

Sigue leyendo

Oye, copela, oye..

La palabra copela, existe, como Teruel, vaya que sí, aunque no es de uso corriente.

Se refiere a un vaso en forma de cono truncado, que se utiliza para trabajar y purificar los minerales de oro o plata, y como curiosidad añadida tiene que está hecho con ceniza de huesos calcinados. Es de suponer que no serán humanos, claro.

Pero en Cartagena, tan dados que somos en darle pescozones al diccionario y desconcertarlo, a él y quienes nos oyen, le cambiamos el significado.

Copela

Sigue leyendo

La jícara cartagenera

Una jícara, vaya por delante, es una vasija pequeña, generalmente de loza, según nos explica la RAE.  Y, además, suele emplearse para tomar chocolate, en estado líquido, claro, habría que añadir.

Es una especie de chocolatera, más o menos equivalente a la cafetera o a la tetera.

Sin embargo por alguna extraña razón, que no alcanzo a comprender ni he podido localizar, en Cartagena se transforma en un trozo de chocolate, en estado sólido.

jícara cartagenera

Sigue leyendo

Mantillón, hablando en cartagenero

Hace unos días, un famoso humorista cuyo nombre no diremos, pero que formaba parte del dúo cómico Martes y Trece y no es Millán Salcedo, dijo en una tertulia televisiva que un líder político cuyo nombre obviaremos y que se ha comprado recientemente un caserón de más de medio millón de euros, tenía aspecto de sucio, de no haberse duchado en 3 días. Como era de esperar, le llovieron las críticas o, dicho en castizo, hostias como panes. Todo se lo habría ahorrado hablando en icue, o dicho de otro modo, hablando en cartagenero. Por ejemplo, si hubiese dicho que lo veía un poco mantillón. Nadie habría entendido nada (salvo algunos cartageneros, porque la palabra está en vías de extinción) pero lo habrían tomado como un cultismo y habría seguido el debate pacífica e intelectualmente elevado como lo son todos los de La Sexta Noche.

Mantillón

Si se molestan en buscar “Mantillón” en el diccionario de la RAE -bueno, no se molesten, ya les pongo yo el enlace-    verán que lo ponen como murcianismo. No le hagan caso a la RAE, que ya está muy mayor. Es un cartagenerismo.

Vahanero

Vahanero. La he buscado y no, tampoco la encuentro en otra parte.  Ni su origen.

Vahanero, otra palabra en riesgo de extinción.

No hay pan, pero sí palabras, para tanto chorizo.

Es otra palabra propia del habla de Cartagena, ya en desuso, también es cierto.

Sigue leyendo

Maror, que tampoco está en la RAE

Maror no está, no. No la busquen en el diccionario de la RAE porque no la van a encontrar en la lengua castellana.

Sin embargo, es una palabra cartagenera que sí que existe en otros idiomas. Por ejemplo, en el catalán, en donde significa mar con olas que oscilan entre 0,5 y 1,25 metros.

De origen catalán. Vaya por Dios

Y el habla de Cartagena, que es tributaria de diferentes zonas de España, ha tomado esta palabra “maror” del catalán para referirse a la marea u oleaje pero… en el Mar Menor.

Sigue leyendo

Golisme, para echar de comer aparte

Golisme no significa literalmente lo que dice el título, que haya de ponérsele la comida en otro lugar. La titulación del post, haciendo una pirueta, indica que esa palabra tiene un comportamiento un tanto extraño.

Veamos, en el habla de Cartagena hay infinidad de palabras relacionadas con el comer (mucho, poco, rápido, sin orden, etc. etc.).

Parece que nuestros abuelos valoraban mucho ese acto, el de comer. Quizás porque no lo practicaban todo lo que deseaban o necesitaban y por eso aparece tantas veces.

Difíciles de contentar a la hora de comer, eso son los golismes.

Sigue leyendo

Enza, sólo aquí

Enza, una palabra que solamente existe aquí. Y así lo recoge el diccionario de la RAE.

Trampa para incautos

También dice la RAE, en su primera acepción, que es inclinación o afición y, si lo dice ella, ha de ser verdad, aunque después de aceptar “iros” como imperativo de ir, con el argumento de que lo dice mucha gente, lo cierto es que ya para mí ya no es lo que era. La tengo en cuenta, sí, pero sin el respeto que me inspiraba antes.

Enza, en Cartagena

Pero a lo que iba; que dice la Real Academia que es un murcianismo y, seguramente, que enza sea afición o incinación en Murcia debe ser así, pero no lo sé por mí mismo.

Yo soy cartagenero y lo que sí sé en primera persona es que en mi tierra la segunda acepción de doña RAE sí que se da. Es sinónimo de cebo, señuelo, reclamo.