Valona, otra palabra de origen misterioso

En realidad la palabra “valón” o “valona”, no es extraña para nada. En el diccionario de la RAE se encuentra y con muchas acepciones, ya sean los naturales de una parte de Bélgica, ciertos calzones anchos de siglos pasados, cuellos de ropa grandes antiguos,  etc.

Valona

Misteriosa palabra

Lo que ya no está tan claro o, mejor dicho, nada claro, es por qué en el habla de Cartagena se llama así a la copa o parte alta de la palmera.

Pero así es.

Anuncios

Yes, MC can

Pepe López, en periodo entre alcaldías (2018), es el enemigo a batir por los partidos que tienen sus jefes lejos de Cartagena.

Pepe López, Movimiento Ciudadano de Cartagena

Pero, al igual que Obama transmitió esperanza a muchos norteamericanos con su eslogan “Yes, we can”, en la campaña de 2008, MC (Movimiento Ciudadano de Cartagena) también puede devolvérsela a muchos cartageneros hartos de que nos tomen el pelo desde el otro lado del Puerto de la Cadena.

Cartagena antigua, algunas foticos

Unas cuantas imágenes de la Cartagena antigua que andaban sueltas por ahí, o sea, por internet.

Calles Sagasta y Carmen

El famoso Bar Americano

Sigue leyendo

José Monerri, cronista de Cartagena

José Monerri Murcia (1928-2013): Periodista y maestro de periodistas, como tal lo reconoce el también cartagenero Arturo Pérez-Reverte. Cronista oficial de Cartagena. Tuve el honor y placer de ser amigo suyo. Echo de menos de su ironía y socarronería en el trato personal aunque luego fuese serio y circunspecto en su profesión. Mi último recuerdo de él es que en sus últimos tiempos ayudó a mi hija en un trabajo para la universidad sobre la arquitectura modernista en Cartagena.

José Monerri, otro amigo.

Enrique el Matachín

Mi abuelo Enrique se llamaba José, mira tú.

Cuando nació, el que lo llevó a cristianar, como se hacía por aquellos tiempos oscuros, fue su padrino, que debía ser un cachondo y algo más. Cuando volvió de aquel menester dijo que, como no le gustaba José, que era lo que querían los padres, lo había inscrito como Enrique.

Ya digo que sería un cachondo porque, en realidad, en los papeles lo apuntaron como José, pero ni la familia lo supo, sólo el padrino. Y en aquella época -nació en 1.880- en que casi nadie sabía leer o escribir, ni falta que les hacía para su rutinaria y mísera vida, que la imagino como la de la película Los Santos Inocentes, el caso es que fue Enrique para todo el mundo hasta que, ya mayorcito, se supo el nombre real.

José Martín “Enrique El Matachín”

Sigue leyendo

El día de la sed de Cartagena

El día de la sed

Estudiábamos en el colegio, al menos cuando yo era niño, ahora no lo sé, que hay una España húmeda y una España seca. Y yo vivo en Cartagena, que está en la seca. Quizás en la zona más seca de la seca, ya que el sureste español está en proceso de desertización y la aridez es tremenda.

Vamos que nos morimos de sed, metafóricamente. Desde siempre.

El día de la sed

En 1931, el día 1 de septiembre (hoy se cumplen 86 años) tuvo lugar en Cartagena “El Día de la Sed”, y aquel día los cartageneros de la ciudad y de su campo se echaron a la calle para pedir AGUA.

Sigue leyendo

Pepe López, exalcalde de Cartagena

Hacía tiempo que no dibujaba en plan aquítepilloaquítemato y hoy me he quitado el capricho. Una cuartilla suelta, un rotulador medio averiado, un medio panfleto / medio tabloide leído… y a otra cosa.

Banderazo de salida

La nueva alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, lo primero que ha hecho al tomar posesión de su cargo ha sido retirar la bandera de la provincia marítima de Cartagena. En Murcia deben estar contentos, en Cartagena no tanto.

La mujer que no amaba algunas banderas

Los marcianos atacan Cartagena

Hace unos días se produjo una noticia que se propagó rápidamente por toda España: a Manolo el del Bombo le habían robado su ídem en Murcia, durante su visita para animar a la selección española de fútbol en su enfrentamiento a la de Colombia. Por suerte, la extraña desaparición tuvo un final feliz para el bueno de Manolo ya que, misteriosamente, el bombo robado en Murcia apareció poco después junto al Cuartel de la Armada, en Madrid.

Esta desaparición (robo) en Murcia y aparición en Madrid ha sorprendido a bastante gente pero, sin embargo, a muchos cartageneros no nos ha extrañado tanto. Estamos ya curados de espanto con cosas que, por estas latitudes, desaparecen de un sitio y aparecen en otro. Aunque casi siempre suele ocurrir que se desvanecen en Cartagena y aparecen en Murcia.

Los amantes del misterio apuntarían a que quizás sea cosa de marcianos. Quizás se estarían aproximando mucho. Mucho.

El caso es que estas abducciones se producen desde hace muchísimos años. Haciendo una relación (breve, para no cansar demasiado) de cosas que han desaparecido en Cartagena para aparecer en Murcia en los últimos 30 o 35 años, tenemos: la Delegación de Tabacalera,  los Servicios de Defensa, la Delegación de Correos y su gestión comercial, la Delegación del Centro Farmacéutico, los Servicios de Telefónica, el Instituto Anatómico Forense, la Delegación de Distribución de Prensa, la Delegación del Banco de España, la Delegación Provincial de Cultura, la infraestructuras y servicios carcelarios por el cierre de la cárcel de San Antón, el Consulado francés, los servicios y aduanas del Puerto de Cartagena (no me he equivocado al escribirlo, lo repito: DEL PUERTO DE CARTAGENA), la terminal ferroviaria de contenedores, el CEHIFORM -Centro Histórico-Fotográfico de la Región de Murcia-, la carrera Solar Race y algunas otras que no recuerdo.

Pero, seamos justos, no todas las cosas que desaparecen en Cartagena luego aparecen en Murcia. Por ejemplo, el Parque Tecnológico, aprobado por la Asamblea Regional para Cartagena, apareció luego en Fuente Álamo. O los servicios ferroviarios Cartagena-Montpelier que luego aparecieron en Lorca. Aunque se sospecha que son los mismos marcianos los responsables.

Sigue leyendo

Banderita tú eres roja, banderita tú eres blanca

La bandera de la provincia marítima de Cartagena parece que goza de pocas simpatías entre algunas fuerzas políticas, precisamente aquellas que tienen sus jefes fuera de Cartagena. ¡Vaya por Dios!

Sigue leyendo