El perro del tío Alegrías

En este mundillo de las frases hechas o los dichos, que tanto da, es un auténtico lío con más versiones que las explicaciones de Fernando Simón sobre el uso de las mascarillas del virus chino.

El hambriento perro del Tío Alegrías

Hace unos días dije que tenía (yo) más hambre que el perro del Tío Alegrías y me preguntó mi mujer qué expresión era esa. También ella es cartagenera, y de una edad similar a la mía, pero todas estas expresiones chuscas o típicas, de aquí y de otros sitios, se van extinguiendo lentamente y suelen sobrevivir un docena mal contada que conoce todo el mundo y que, con ellas, ya creen estar doctorados en el habla típica local.